martes, 25 de marzo de 2014

La bandera de nadie

El conflicto que los docentes bonaerenses mantienen con el gobierno provincial desató una huelga histórica en nuestro país, con casi tres semanas hábiles de paro.
En la ciudad de Merlo, el reclamo se vivió en las calles, donde los educadores marcharon por la avenida principal, hacia la plaza, autoconvocados en un pedido de justicia social y respuestas hacia los olvidados docentes.
Sin embargo, como suele suceder en reclamos de este tipo, el oportunismo primó a la hora de las declaraciones, donde representantes de agrupaciones políticas menores descargaron su “speech” revolucionario que tocaba de a ratos el reclamo docente, pero que también incluía consignas meramente golpistas, cargadas de adoctrinamiento anarquista y carentes de valor y sustento para ostentarse la representación de la masa movilizada.

Los discursos se escucharon y la caravana de maestros y profesores se alineó con cantos detrás de las voces que no todos oían, pero que apuntaban a reivindicar el sector político de sus voceros y no un auténtico reclamo por un sueldo más justo y mejores condiciones laborales. Militantes de la izquierda merlense como “Lula” Cepeda y Analía Pascual obtuvieron su minuto de fama arengando por una Argentina más zurda (Fe de Erratas: más justa); portando, una vez más, un emblema que representa intereses mezquinos de poder que, en realidad y tomando en cuenta el contexto, es la bandera de nadie.

No hay comentarios: